El Nudo Simple… y sus derivados.

   También llamado malla, medio nudo, cote o medio cote, es el más fácil de hacer. Aunque no lo considero un buen nudo en si mismo, está en la lista por ser la base de otros y por ser el más usado. Dicen los montañistas que ha habido más muertes por usar nudos simples consecutivos para unir dos cuerdas que por todos los otros nudos juntos. En cabos de diámetro pequeño se hace realmente muy difícil de desatar, en cabos de diámetros medianos tiende a desatarse con la vibración o el movimiento y en cabos gruesos es casi imposible de realizar. Por lo general se hacen varios nudos simples, unos sobre otros, para asegurarlo. Esto da un aspecto desprolijo, más parecido a una galleta que a un nudo hecho adrede. Casi nunca deberíamos usarlo por ser fácilmente reemplazable por otros que cumplen mejor la función deseada.

Como nudo de tope:

   En su forma sencilla, el nudo simple sirve para impedir que un cabo se deslice por un ojal estrecho. Esto se aplica a los cabos de vida y/o elásticos que van sobre cubierta, discurriendo por los pasacabos.

   Una mejor opción para este uso lo da una variación del nudo simple donde se dan tres vueltas en el ojal y luego se azoca con cuidado. A este nudo se lo llama "Medio Nudo Triple".

NOTA:    Aqui se da un típico ejemplo sobre las confusiones que se presentan al intentar aprender sobre nudos.
   En cuanto a los nombres, a este nudo de tope se lo llama simultáneamente: "Medio nudo múltiple", "Vuelta Guirnalda", "Nudo de Sangre" porque habitualmente eran la terminación de las puntas de los látigos, "Nudo de Capuchino" porque los frailes lo usaban para dar mejor caida a los cordones de sus hábitos y "Nudo Barrilito", como lo llaman los pescadores por su forma.
   Sirve también para mostrar como un nudo puede transformarse solo por el hecho de azocarse de manera diferente. En la secuencia siguiente se muestra como se arma distinto si se lo tira de los chicotes mientras se realiza una suave torcion en sentidos opuestos, como si se estuviera enroscando un tornillo en una tuerca.

   Esto resulta en un nudo mucho más agradable, que es el verdadero "Capuchino". Aquí lo vemos terminado y de ambos lados.

   En cabos flexibles y de diámetros pequeños es fácil de realizar, pero en cabos más gruesos o menos flexibles, como por ejemplo una tansa, es mejor construir el nudo de esta otra forma...

   ... y sirve como ejemplo de como un mismo nudo se puede fabricar de distintas maneras.

Para unir dos cabos:

   Aquí se da el caso que por una falta de conocimiento se puede modificar un nudo de forma sustancial.

   Primero veamos el llamado nudo llano, o nudo de rizo, que es una forma rápida de unir dos cabos de igual grosor o útil en tareas donde se desea tener como resultado un nudo plano, como en el caso de los vendajes.

   A la vista queda muy bonito, pero hay que tener cuidado de donde se lo utiliza, ya que si tensamos uno de los cabos de la siguiente manera... el nudo se transforma y se desata.

 

   Si luego del primer nudo simple, en el segundo enlace cruzamos los chicotes en el otro sentido, se tiene un falso llano, nudo de la abuela o nudo vaca... o sea, el nudo del kayakista torpe.

 

 

   ... cuando se lo azoca, el nudo queda cruzado en comparación con el nudo llano...

 

   ... como si esto fuera poco, los amantes de esta forma de anudar se dejan llevar por el entusiasmo, y mientras tengan suficiente chicote, no se privan de seguir haciendo nudos simples, unos sobre otros... una verdadera vergüenza para un kayakista explorador...

   Como curiosidad, si armamos el nudo de esta otra manera, se obtiene un resultado distinto.

 

   ... al azocarlo se parece bastante al nudo llano, pero si miramos bien, veremos que el chicote de un cabo se opone al firme del otro.

   Lo llaman nudo del ladrón. No es porque sea el preferido de los delincuentes, sino porque era una forma tramposa que usaban los marinos de atar sus bolsas para saber si alguno las había estado revisando y vuelto a atar.

 

Conclusiones:

   Muchas veces se necesita unir cabos para alargarlos, pero prefiero otro método más seguro y fácil de desatar como el Nudo de Pescador.

   El uso práctico que le encuentro al nudo simple se da en su forma de cotes, o sea, haciéndolo alrededor de un firme, pero solo como terminación del chicote de otro nudo. Las siguientes fotos ilustran el concepto:

 

   ... es importante ceñir el chicote luego de cada cote para que se realice bien la mordida.

 

 

   Este tipo de secuencia de cotes suele usarse para arrastrar un tronco y es fácil de desatar cuando cesa la tensión sobre el firme. El mismo uso se le da en la terminación de lo que llamo amarre del kayakista.

 

   Como habrán notado, no soy partidario de este nudo. Espero que los defensores de este entiendan que solo se trata de una apreciación personal. Cada uno usa lo que le conviene y en mi caso prefiero reemplazarlo, por ejemplo, con otro nudo parecido: el nudo ocho.

 

  Volver a la página principal de nudos kayakistas